Olivia Jackson, quien participó como doble en las cintas Mad Max, Guardianes de la Galaxia y Star Wars, era la actriz que doblaba Milla Jovovich, en la nueva versión de la película de Resident Evil perdió un brazo durante la grabación en septiembre de 2015. El accidente ocurrió hace casi 4 años, en Sudáfrica cuando filmaba un truco de motocicletas a máxima velocidad.

Según el guion, Olivia tenía que dirigirse a una carretera y voltear a una cámara móvil, que debía quitarse rápidamente, sin embargo, no hizo el movimiento adecuado. “Había un Mercedes SUV con una grúa en el costado y una cámara al final de la grúa que se mueve y se suponía que debía conducir hacia el vehículo de la cámara.  “Estaba viniendo en la dirección opuesta con la cámara comenzando en el piso y se suponía que iba a levantarse y pasar por encima de mí, pero simplemente no levantaron la cámara a tiempo”, contó en una entrevista para Daily Mail.

Por ello, la cámara provocó lesiones irreversibles en Jackson, como un pulmón perforado, la deformación de su columna, arteria braquial y finalmente la amputación de su brazo izquierdo. Se levantó una demanda en contra de Road Acciden Fund, la compañía encargada de la producción, por 2.2 millones de libras.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here